logo

Prenzipal Adibir web Escribe-nos Rechistra-te Nobedaz
Informazión cheneral sobre l'Aragonés
(Dada a espezial intinzión dibulgadera d'ista sizión, o testo se mete en castellano)
Descripción gramatical sincrónica
Por Juan José Segura Malagón

Conclusiones


A continuación se expone una lista de rasgos lingüísticos estrictamente sincrónicos, unos específicamente aragoneses, otros de áreas más amplias (pero desconocidos, marginales o desaparecidos en la Iberorromania), otros, en fin, presentes en otras partes de la Romania -o en otras épocas- y que, todos en su conjunto, dan al aragonés una fisonomía propia y peculiar y lo caracterizan tipológicamente. La mayoría de estos rasgos han sido explicados sucintamente en la descripción gramatical que antecede. 

Rasgos fonológicos

1- Peculiar linea entonativa en las variedades de los altos valles.

2- Tono ascendente que sirve como marca de fin de palabra (fonológica).

3- Resistencia a las palabras esdrújulas.

Parece ser un conjunto de fenómenos de área lingüística (y, probablemente, de sustrato) relacionado con fenómenos análogos en todo el occitano (aversión a las esdrújulas) y específicamente en el gascón (entonación y desplazamiento de acento). Desde un punto de vista estructural, existe una estrecha relación entre el rasgo 3 y el 2 (y otros similares: desarrollo de acentos secundarios en la conjugación y en la afijación de clíticos).

Algunos arcaismos panrománicos

4- Concordancia del participio pasivo con el objeto directo (representado por un pronombre átono).

5- Auxiliar ser-estar2 para formar los tiempos compuestos de los verbos inacusativos.

6- Orden arcaico (OD+OI) de los pronombres átonos.

El rasgo 4 se mantiene plenamente vigente en catalán. El rasgo 5 es característico del francés y del italiano estándar (pero no de muchos dialectos italorrománicos), en catalán ya no es propio de la variedad estándar y ha desaparecido casi por completo de las hablas vivas.

Los rasgos 4 y 5 están suficientemente representados en las hablas vivas aragonesas (más el primero que el segundo) y se usan habitualmente en la variedad común. El rasgo 6 es más minoritario y no ha adquirido un uso tan generalizado en el protoestándar. En el mundo románico, el rasgo 6 sólo se mantiene, con vacilaciones, en el occitano.

Dos innovaciones panrománicas

7- Amplio desarrollo de las construcciones de relativo "analíticas" o "no canónicas" con pronombre reasuntivo.

8- Tendencia a simplificar la deixis espacial (demostrativos y locativos) reduciéndola a 2 grados de proximidad.

La descripción incompleta y/o inadecuada de estos fenómenos ha impedido que, por ahora, tengan el uso que se merecen en el aragonés literario común. El rasgo 7 sólo ha llegado a ser exclusivo en rumano (desarrollado durante siglos sin presión normativista). En la "Romania continua" tiene un uso en la lengua oral, y vivísimo como lo prueban las críticas enérgicas y habituales de los preceptistas. En catalán un numeroso grupo de lingüistas abogan por su uso en paridad, al menos con las construcciones "latinizantes".

Por lo que respecta al rasgo 8 es la norma en los espacios galorrománico e italorrománico, castellano, portugués y catalán (literario) han reconstruido desde el siglo XVI los tres grados del latín. En catalán la distinción de 3 grados se aguanta a duras penas en la variedad normativa (y en valenciano tal vez por influencia castellana).

Innovaciones de área más restringida

9- Desaparición de formas pronominales tónicas específicas para el uso preposicional y sustitución por las formas del caso sujeto de 1ª y 2ª persona.

Es una innovación consolidada sólo en la Occitanoromania. En catalán, en 1ª persona, se encuentra sólo en mallorquín y en variedades noroccidentales no normativas (catalán ribagorzano y pallarés) con continuidad con el aragonés. Con la 2ª persona es general en todo el dominio catalán. En castellano es un vulgarismo fuertemente estigmatizado y ausente del estándar.

La negación

10- Existencia de palabras con polaridad positiva y otras con polaridad negativa, incluso algunas (guaire) que sólo se utilizan en construcciones negativas o hipotéticas (interrogativas, condicionales, interrogativas indirectas).

11- Relacionado con lo anterior: estructuras con doble negación y negaciones expletivas.

12- Reforzadores de la negación (pas,...).

Algunos de estos elementos no faltan en las lenguas vecinas (incluyendo el castellano), pero su uso presenta características peculiares y específicas en aragonés.

Características desaparecidas del área iberorrománica (en algunos casos antes de haber completado su desarrollo)

13- Pleno uso como afijos verbales de los pronombres derivados de IBI e INDE.

14- Amplio uso de en/ne como atributo.

Los usos como procomplemento de los derivados de INDE (sobre todo) y de IBI se remontan al latín vulgar y aparecen (ya como clíticos) en los primeros documentos románicos (Juramentos de Estrasburgo). Su empleo se ha ido consolidando en una amplia zona de la Romania y estos procomplementos han ido adquiriendo nuevas funciones y usos, algunos característicos de cada lengua.

El rasgo 14 aproxima estrechamente al aragonés con el gascón, en menor medida con el resto del occitano y con usos no normativos del catalán. Lo curioso es que toda el área occitanorománica (incluyendo el catalán) posee un pronombre átono neutro derivado de HOC que sirve (entre otras funciones) para pronominalizar el atributo. En el diasistema aragonés solamente el benasqués posee este pronombre (hu/ue).

Rasgos privativos del aragonés

15- Abundancia de construcciones impersonales con sintagma nominal postverbal.

16- Imperfectos en -eba, -iba.

17- Un verbo copulativo ser-estar1 etimológicamente híbrido y sincrético, con formas derivadas de ESSERE, STARE y SEDERE.

18- Uso de en/ne como clítico acusativo, sin distinción de género ni número (pero representando sintagmas nominales determinados), en combinaciones OI+OD: le'n/li'n , les ne/lis ne.

El rasgo 15 es posiblemente una propiedad típica de área lingüística (aragonés y catalán noroccidental), aunque se observa en otros ámbitos (p. ej. en francés antiguo).

El rasgo 16 es aparentemente compartido por el italiano. Probablemente sean fenómenos con causas diferentes, en el caso aragonés existe un área de continuidad lingüistica: aragonés, catalán ribagorzano y zonas del gascón (que fueron más amplias en otras épocas).

El rasgo 17 es, por lo que sabemos, exclusivo del aragonés. En los dominios galorrománico y occitanorrománico existe un verbo copulativo sincrético, pero la mezcla de formas en el paradigma aragonés es propia de este.

El 18 consolida una tendencia ya documentada, al menos, desde el siglo XV y que parece haber ganado terreno compitiendo con otras soluciones propias del área ribagorzana.

Formación de palabras

19- Existencia de un conjunto muy característico de morfemas derivativos: -on, -et, -az(o), -uz, -ut-, -ada, -alla, -era.

Estos morfemas configuran un área pirenaica (aragonés, gascón, catalán noroccidental y más laxamente occitano y catalán oriental).

<<entazaga                                                                                              

[Historia] [Situación actual] [Intro gramática] [Sintagma nominal]
[Sintagma adjetival]
[Sintagma verbal] [Sintaxis oracional] [Léxico] [Conclusiones]

Prenzipal Adibir web Escribe-nos Rechistra-te Qui somos
Diseño feito ta Internet Explorer y 800x600
© 2002-2010 Charrando.com

Rechistra-te:


Rechirar en Charrando.com



 


 
 Pachina empezipie
 Adibir en faboritos
 Recomienda-nos
 Escríbe-nos
 Qui somos